¿Por qué odiamos los lunes?

Trabajar en Tecnología 9 de jun. de 2022

Una reflexión sobre la importancia de buscar nuestro propósito.

Por Guido Biagioni, Head of Outcomes en Henry

“Me he visto al espejo todas las mañanas y me pregunté: si este fuera el último día de mi vida, ¿quisiera hacer lo que voy a hacer hoy? Si la respuesta es no durante varios días seguidos, entonces sabré que debo cambiar algo”. - Steve Jobs

Matemáticamente, entre los 18 y los 70 años, lo más importante de tu vida son tu trabajo y tu cama: allí vas a pasar el 60% de tu tiempo. Si tienes una buena cama y un trabajo que te guste, tendrás resuelto casi el 60% de tu felicidad.

Soy Guido Biagioni, Head of Outcomes en Henry, una compañía que nació con el propósito de brindar educación de calidad accesible a cualquier persona para así generar inclusión e igualdad. Mi trabajo es brindar herramientas de empleabilidad a nuestros estudiantes y conectarlos con las mejores oportunidades laborales.

Amo lo que hago y no hay un solo día en el que padezca tener que trabajar. Lamentablemente decir “no veo la hora de tener que ponerme a trabajar” no es algo muy común y creo que deberíamos cuestionarnos esto.

En mi carrera he entrevistado a más de siete mil personas y he tenido más de tres mil reuniones comerciales entendiendo sus necesidades de talento. Personalmente ayudé a más de 500 personas a cambiar de empleo y la mayor conclusión que puedo sacar es que la mayoría de nosotros no tiene idea de lo que quiere y muy pocos nos lo cuestionamos alguna vez.

Cuando terminé el colegio decidí estudiar Marketing con la idea de que con esa formación podría crear productos y servicios que mejoren el mundo. Como mi objetivo profesional era demasiado amplio, no sabía bien por dónde empezar, así que decidí probar y trabajar desde que comencé a estudiar. Fui telemarketer, hice un work and travel, trabajé en comercio exterior y a mis 21 años logré ingresar como contractor a la compañía de mis sueños. Más tarde tuve una oferta laboral para trabajar en una compañía de reclutamiento donde a lo largo de ocho años pude conocer prácticamente todo el mercado laboral argentino pero me seguía faltando algo. En ese momento entendí que la tecnología es una de las herramientas más potentes para generar cambios profundos y a su vez quería conocer otros mercados.

Decidí entonces hacer un cambio y sumarme a una startup que buscaba conectar talento latino con oportunidades en todo el mundo. A menos de un año de haber ingresado, me llegó finalmente la oportunidad de mis sueños que fue sumarme a Henry en donde todos los días escucho nuevas historias de personas que en menos de 6 meses cambiaron su vida por completo,abriéndose a oportunidades que nunca habían imaginado.

El propósito es todo

En las últimas semanas me di cuenta que en mis redes sociales veía entre 5 y 10 publicaciones por día de memes haciendo humor sobre lo difícil que es levantarse todos los días para trabajar y que la única motivación para hacerlo es el dinero para poder disfrutar de las pocas horas que le quedan al día.

Esto no es algo nuevo, de hecho es algo que veo hace años pero nunca me lo había cuestionado hasta hace unas semanas cuando le pregunté sobre sus expectativas salariales a una candidata que estaba entrevistando para mi equipo. Su respuesta no solo me sorprendió sino que me convenció de que debía contratarla: ella me dijo que no podía creer que reciba un salario por lo que iba a tener que hacer. Justamente su trabajo es entender qué necesitan miles de estudiantes para poder tener el control de sus carreras y encontrar el empleo de sus sueños habiendo apostado por un vuelco en sus carreras.

Esa entrevista me hizo valorar aún más mi trabajo y me hizo notar que para hacer cosas que realmente impacten en el mundo, no tendría que trabajar en ONGs, ser voluntario o encontrar huecos luego de trabajar más de 40 horas por semana. Finalmente entendí que esa sensación de que debía hacer más y nada me conformaba había desaparecido. Ya no tenía esa sensación de culpa cuando terminaba agotado de trabajar por no tener tiempo o ganas de hacer acciones de impacto en la sociedad.

Otra de las cosas que amo de mi trabajo es que soy protagonista de un cambio histórico en donde las compañías con mayor éxito son las que están rompiendo paradigmas y encontrando soluciones innovadoras a problemas que parecían no tener solución. Latinoamérica es un adaptador temprano de esta revolución con una sociedad que se acostumbró a la inestabilidad, lo cual nos da una resiliencia que nos permite no dejar de insistir e intentar hasta generar un verdadero cambio.

Estamos en un momento único en el cual surgen startups todos los días con un propósito genuino por transformar vidas y necesitan gente apasionada que los ayude a materializarlo. Hoy en día, el principal motivador de cambio de los profesionales más demandados del mercado es el propósito de la actividad de la empresa para la cual trabajan. No les interesa qué hacen sino por qué lo hacen.

Hace más de 10 años cuando comencé la universidad, dentro del top 10 de compañías aspiracionales más de la mitad eran de consumo masivo o de servicios financieros. Si hoy le preguntas a un estudiante universitario si sueña con trabajar en una compañía que produce jabones o productos de uso doméstico probablemente te diga que no y casi con seguridad mencionará empresas jóvenes que hayan cambiado un mercado generando un impacto positivo en la sociedad, el medio ambiente o ambas.

Es tiempo de dejar de naturalizar sufrir tener que levantarnos todos los días para trabajar y comencemos a compartir la alegría de tener un trabajo con propósito, rodeados de gente que comparta esa visión. Lo primero que debemos hacer es conocer más del mercado laboral y las miles de empresas que están buscando talento para puestos que hace pocos años ni existían. Luego, debemos indagar si tenemos las habilidades necesarias para esos trabajos, y en caso de no tenerlas, no frustrarse. Existen compañias como Henry que pueden facilitarte ese salto, solamente debemos redireccionar nuestros esfuerzos para llegar al lugar que queremos. Quienes no han encontrado esos puestos que los identifiquen con su propósito son quienes han fundado las startups que están generando esas oportunidades.

Este contenido fue pensado para inspirar a las personas a desarrollar sus habilidades en tecnología y acceder a un mundo de posibilidades ¿Todavía no conoces Henry? Conoce todo sobre nuestra carrera aquí🚀


Etiquetas

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.